Sobre mí

De Psicóloga a Masajista

Me llamo Catalina Gorín, soy Naturópata y masajista y quiero ayudarte a mejorar tu salud de forma natural.

Desde pequeña siempre he querido  dedicarme a algo en lo que pudiera ayudar a la gente y por eso decidí estudiar Psicología.

La carrera me gustó pero descubrí que la psicología clínica no me convencía así que me fui hacia el marketing e hice un post-grado de Comportamiento del Consumidor.

Y ahí empecé a perder de vista ese sueño de ganarme la vida ayudando a los demás.

Acabados los estudios universitarios empecé a buscar trabajo.

Me fui una temporada a París a mejorar mi francés trabajando como au-pair  (o sea, cuidando niños) y yendo a clases.

Trabajé unos meses en Círculo de Lectores.

Fui monitora en viajes sociales de la O.N.C.E.

Y auxiliar administrativo… nada relacionado con Psicología y no era por no hacer entrevistas de trabajo pero sin experiencia era complicado.

Se me acababa un contrato y ya me veía de nuevo haciendo entrevistas y más entrevistas para trabajos que no me llenaban ni me motivaban. Y ahí empecé a darle vueltas a una idea: hacerme masajista.

Visto desde fuera pudo parecer una decisión extraña, precipitada, incluso un poco loca, pero la idea llevaba tiempo rondándome la cabeza, sólo fue necesario un empujoncito.

De Psicóloga a Masajista

Me llamo Catalina Gorín, soy Naturópata y masajista y quiero ayudarte a mejorar tu salud de forma natural.

Desde pequeña siempre he querido  dedicarme a algo en lo que pudiera ayudar a la gente y por eso decidí estudiar Psicología.

La carrera me gustó pero descubrí que la psicología clínica no me convencía así que me fui hacia el marketing e hice un post-grado de Comportamiento del Consumidor.

Y ahí empecé a perder de vista ese sueño de ganarme la vida ayudando a los demás.

Acabados los estudios universitarios empecé a buscar trabajo.

Me fui una temporada a París a mejorar mi francés trabajando como au-pair  (o sea, cuidando niños) y yendo a clases.

Trabajé unos meses en Círculo de Lectores.

Fui monitora en viajes sociales de la O.N.C.E.

Y auxiliar administrativo… nada relacionado con Psicología y no era por no hacer entrevistas de trabajo pero sin experiencia era complicado.

Se me acababa un contrato y ya me veía de nuevo haciendo entrevistas y más entrevistas para trabajos que no me llenaban ni me motivaban. Y ahí empecé a darle vueltas a una idea: hacerme masajista.

Visto desde fuera pudo parecer una decisión extraña, precipitada, incluso un poco loca, pero la idea llevaba tiempo rondándome la cabeza, sólo fue necesario un empujoncito.

Vocación Tardía

Así que empecé mi formación, busqué una buena academia y me matriculé en un curso de masaje en el que estudié masaje relajante, mucha anatomía, masaje deportivo, masaje tailandés, drenaje linfático, kinesio-tape… con intención de abrir un centro de masaje.

Esta vez sería mi propia jefa, para lo bueno y para lo malo y en 2010 empecé mi aventura con Masaxes Quiros que se convirtió más que en un proyecto en un hijo.

En esa nueva etapa descubrí muchas cosas de mí misma.

Experimenté la alegría de recibir a mi primer cliente y la gratificación que se siente cuando ese cliente vuelve.

Descubrí que dar masajes no sólo me gustaba sino que me relajaba, me reconfortaba y recordé ese sueño de la infancia de ayudar a los demás.

Tener que hacerlo todo hizo que me sintiera realizada y me enganché un poco al “do it yourself” porque como jefa no sólo daba masajes, yo me encargué de diseñar las tarjetas de visita, de diseñar  la web, de la decoración del local, de repartir los flyers que yo misma hacía…  

Además conocí a gente estupenda que sigue viniendo y confiando en mi trabajo  después de todos estos años. Y por ellos y para ellos seguí formándome.

El día a día te lo va pidiendo, te das cuenta de que lo que sabes no siempre es suficiente para ayudar a la gente y vas complementando los conocimientos así que seguí estudiando

Hice un curso superior de masaje en el que toqué un poco de osteopatía estructural y cadenas musculares.

Empecé a descubrír todo un mundo de posibilidades en la Naturopatía para complementar los efectos de los masajes e incluso para tratar otros problemas que no fuesen musculares.

Y como no, hice  un curso de Naturopatía. Donde, sobre todo, aprendí que:

  • la Naturaleza te da las herramientas para prevenir enfermedades e incluso para tratarlas.
  • de una forma natural, sin efectos secundarios se puede ayudar a nuestro cuerpo a sanarse.

Con esos conocimientos empecé a hacer mis propias cremas y aceites de masaje. Mezclo diferentes aceites esenciales con mantecas o aceites vegetales para conseguir efectos distintos, 

  • cremas antiinflamatorias
  • cremas relajantes
  • aceites para piernas cansadas 
  • aceites para varices

y los uso durante los masajes.

Seguí con Shiatsu Craneofacial, con Terapia Craneosacral y lo que no aprendí  en cursos lo aprendí leyendo libros.

Hay algo que tengo claro, que seguiré estudiando y aprendiendo más sobre este mundo tan apasionante de las terapias alternativas para poder ayudar más a mejorar tu bienestar.

Pasaron los años y un trabajo tan físico como el de masajista puede pasar factura.

Sobre todo se cargan los brazos y la espalda pero las piernas también sufren al estar de pie tantas horas.

El ejercicio físico me ayuda mucho, además de ir al gimnasio, a la piscina, hacer pequeñas rutas de senderismo también hago yoga.

Ha sido un gran descubrimiento, empecé a practicarla para estirar mis músculos tensos por el trabajo y acabé descubriendo que tiene muchos más beneficios.

Además de ser un ejercicio mucho más completo de lo que pensaba ayuda a desestresar y a calmar la mente.

Sin duda alguna el ejercicio físico me ha ayudado mucho y aconsejo a la gente que viene a masaje qué ejercicios le convienen más, cómo estirar… porque el ejercicio moderado y unos buenos estiramientos son la mejor manera de prevenir lesiones.

Así que uso todos mis conocimientos y mi experiencia para mejorar la salud, he ayudado a mucha gente y puedo ayudarte a ti si me quieres.

Empecé a descubrír todo un mundo de posibilidades en la Naturopatía para complementar los efectos de los masajes e incluso para tratar otros problemas que no fuesen musculares.

Y como no, hice  un curso de Naturopatía (título). Donde, sobre todo, aprendí que

  • la Naturaleza te da las herramientas para prevenir enfermedades e incluso para tratarlas.
  • de una forma natural, sin efectos secundarios se puede ayudar a nuestro cuerpo a sanarse.

Con esos conocimientos empecé a hacer mis propias cremas y aceites de masaje. Mezclo diferentes aceites esenciales con mantecas o aceites vegetales para conseguir efectos distintos, 

  • cremas antiinflamatorias
  • cremas relajantes
  • aceites para piernas cansadas 
  • aceites para varices

y los uso durante los masajes.

Seguí con Shiatsu Craneofacial, con Terapia Craneosacral y lo que no aprendí  en cursos lo aprendí leyendo libros.

Hay algo que tengo claro, que seguiré estudiando y aprendiendo más sobre este mundo tan apasionante de las terapias alternativas para poder ayudar más a mejorar tu bienestar.

Pasaron los años y un trabajo tan físico como el de masajista puede pasar factura.

Sobre todo se cargan los brazos y la espalda pero las piernas también sufren al estar de pie tantas horas.

El ejercicio físico me ayuda mucho, además de ir al gimnasio, a la piscina, hacer pequeñas rutas de senderismo también hago yoga.

Ha sido un gran descubrimiento, empecé a practicarla para estirar mis músculos tensos por el trabajo y acabé descubriendo que tiene muchos más beneficios.

Además de ser un ejercicio mucho más completo de lo que pensaba ayuda a desestresar y a calmar la mente.

Sin duda alguna el ejercicio físico me ha ayudado mucho y aconsejo a la gente que viene a masaje qué ejercicios le convienen más, cómo estirar… porque el ejercicio moderado y unos buenos estiramientos son la mejor manera de prevenir lesiones.

Así que uso todos mis conocimientos y mi experiencia para mejorar la salud, he ayudado a mucha gente y puedo ayudarte a ti si me quieres.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola